Toxina Botulínica: Botox®
143
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-143,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive
Category
Estética Facial

Toxina Botulínica: Botox®

 

Las arrugas de expresión facial pueden ser tratadas con toxina botulínica tipo A purificada, conocida mundialmente como Botox®.

 

La toxina botulínica promueve una  relajación temporal y localizada de los músculos del rostro sobre los que se aplica. Las áreas a tratar más importantes son la frente, el entrecejo y las patas de gallo, que conforman el “tercio superior del rostro”.

 

La toxina se aplica con microinyecciones muy suaves  en puntos predeterminados de los músculos faciales para debilitar o relajar su contracción excesiva, responsables por la formación de las arrugas secundarias de la mímica.

 

La aplicación es minuciosa y delicada, considerada todo un arte en las manos del personal entrenado, con el objetivo de evitar rostros inexpresivos y obtener los resultados  más naturales.

 

El tratamiento se realiza de manera totalmente ambulatoria en consulta. A partir de cuatro meses de la última aplicación, si el paciente lo desea, puede volver a realizar nueva sesión.